Dislexia y Altas Capacidades

Los niños de altas capacidades con dislexia, pueden no ser detectados hasta que empiezan a fracasar. Considera el siguiente escenario: niña con buen comportamiento, sociable, con altas capacidades verbales, que excede sin dificultad las expectativas de su profesora de Infantil. Se sabe los números, los colores, posee una habilidad excepcional además de una gran memoria. Sin embargo, como no recite o cante el abecedario mientras escribe, no logra completarlo. Además, no consigue escribir todas las letras correctamente de forma sistemática. Sus padres están preocupados, pero la profesora les asegura que la niña está entre los primeros de su clase. Durante primero de primaria, la niña va poco a poco quedando atrás con los niños más lentos en lectura, mientras se mantiene muy bien en otras tareas. Es capaz de desviar la atención de sus dificultades lectoras, al poseer gran capacidad verbal y ser una gran líder. Sus padres continúan preocupados, pero su profesora comenta que pronto cogerá ritmo en su lectura. Se les dice que no se preocupen tanto. En segundo, esta alumna no quiere ir al colegio, se siente “tonta”. El deletreo se convierte en una pesadilla, pero la profesora argumenta que la niña no está esforzándose. Cuando los padres solicitan una evaluación, se les da a entender que están presionándola. Después de todo, hay muchos otros niños que necesitan de la atención de los psicólogos más que su hija, la cual está al menos cumpliendo los requisitos mínimos de su curso.

¿Qué pasos necesitan dar estos padres?:

  • No caer en el supuesto de que un profesor, el psicólogo escolar o el personal del centro, sabrá identificar a un niño disléxico de altas capacidades.
  • Buscar una evaluación exhaustiva (no una simple sesión de tests) de un profesional con experiencia.
  • Utilizar los resultados de la evaluación como base para un programa equilibrado, que sirva de soporte para el crecimiento de sus puntos fuertes y área de su interés, mientras se ofrece solución y habilidades de compensación en sus áreas deficitarias.
  • Permanecer involucrados, informados y no decaer. Aunque es difícil permanecer seguro de si mismo ante la presión de una etiqueta de “problema”, los padres deben ser proactivos y defensores positivos por sus hijos.

Traducción al castellano del artículo “Gifted and Dyslexic” del National Association for Gifted Children.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s